Definitivamente yo creo que hemos perdido la cabeza, al menos en cuanto a sexo se refiere y tal y como os comenté ayer aquí no vamos a hablar de nada triste o de rupturas sentimentales, hoy quiero hablar de cómo ha cambiado el porno desde hace tan solo unas décadas hasta ahora.

A ver, hay cosas que nunca cambiarán y es que a los jóvenes les gustan las maduras y a los maduros las jovencitas, esto es algo universal y en ese sentido más o menos seguimos en la misma línea. Lo que llega a sorprender es que, por ejemplo, mucha gente busca vídeos de zoofilia para masturbarse, ¿pero estamos locos o que?, no hay nada más hermoso que el cuerpo del ser humano y me refiero tanto a hombres como mujeres. No voy a entrar mucho en el tema porque me da hasta repelús pensarlo, pero esto es tan solo una de las cosas con las que se excitan hoy en día muchas personas.

El bondage o sexo duro también ha subido puestos, a mi me dan hasta miedo esos vídeos en los que hay una chica maniatada en una habitación con la boca precintada y un hombre las azota y se las folla con una dureza que te pone los pelos de punta. Lo curioso es que cuando acaba la escena las chicas hablan sobre la experiencia y dicen sonrientes que ha sido lo más maravilloso del mundo, ver para creer.

También las violaciones porno simuladas ponen a tono a los más pervertidos, ellos saben que por supuesto no son vídeos reales, sin embargo se ponen cachondísimos viendo este tipo de contenido. Increíble pero cierto.

Por último no puedo dejar de hablar del sexo anal, algo que se ha vuelto tan cotidiano que muchas chicas ya no quieren practicar el sexo vaginal, primero porque según dicen les da más placer ser penetradas analmente y segundo porque así no tienen que usar métodos anticonceptivos y su pareja puede eyacular dentro con la tranquilidad de que no se van a quedar embarazadas.

¿Quien nos iba a decir hace unos años que íbamos a llegar a todo esto?... En fin, por la parte que me toca no voy a decir tampoco que soy una santa porque me encanta hacerle sexo oral a un tío y también pienso que el sexo anal es lo mejor que me ha pasado en la vida, pero todo con moderación y sin pasarse, supongo que me entendéis.